El documento del mes nos trae el Fondo Antiguo, siglos XIX-XX de la Biblioteca Municipal de Isla Cristina

La Biblioteca Municipal de Isla Cristina se encuentra celebrando el centenario de su creación. Aunque la propuesta de fundación de la misma se lleva a cabo en 1917, sin embargo, tras varios intentos fallidos, no será hasta 1919 cuando se materialice la misma.

La promoción de la misma fue una idea de Don José Soler Barcia, quien a mediados del año 1917 ofreció crear de su propio bolsillo una Biblioteca Municipal para Isla Cristina. La idea fue acogida por la corporación, quien habilitó una sala al efecto en el edificio del antiguo ayuntamiento y mandó hacer el mobiliario de la misma.

Sin embargo, motivos políticos hicieron que la facción defendida por Soler perdiese las elecciones de diputados a Cortes y que éste mostrase su enfado retirando la donación hecha con anterioridad.
Don Román Pérez Romeu sería entonces quien asumiera la idea y dotase al pueblo de dicha biblioteca, estando prevista su inauguración para la Fiestas del Rosario de 1918. De nuevo el azar, esta vez en forma de epidemia de gripe y la famosa muerte de Ángel Pérez, pospusieron su comienzo hasta los primeros meses de 1919.

La casualidad hace que hoy traigamos dos magníficos ejemplares que acaban de engrosar el fondo antiguo de la Biblioteca Municipal, fruto de la donación hecha por los hermanos Salcedo-González, donde encontramos estos libros que pertenecieron a su bisabuelo, Don José Soler, y que cuentan con su ex libris.

Se trata de “La France et ses Colonies”, de M. Fallex y A. Mairey, fechado en 1902; y, más curioso aún, “De la littérature des nègres”, de H. Grégoire, fechado en 1808.

Este último ejemplar decimonónico, además de contar con el ex libris de Don José Soler, tiene también un ex libris anterior, que lo sitúa como perteneciente a la “Biblioteca de Don A. Cánovas del Castillo”, el que fuera presidente del gobierno durante el reinado de Alfonso XII, y que fue asesinado el 8 de agosto de 1897.

Desconocemos la relación que existiera entre Don Antonio Cánovas del Castillo y Don José Soler Barcia, pero además de resultar curiosa es curioso también cómo aquellos libros que iban a ser el origen de nuestra Biblioteca Municipal, al final, han vuelto a ella.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *